Dos maneras de aprender

Hay, b?sicamente, dos maneras de aprender. La primera es aprender practicando – repitiendo- hasta dominar la habilidad que uno se ha propuesto o debe aprender. As? uno aprende a resolver c?lculos matem?ticos, jugar al tenis, tocar el piano o leer las notas de una partitura musical. Pr?ctica y repetici?n que cuando se suman a una gran dosis talento innato, suelen conducir a la perfecci?n. Hasta aqu?, nada demasiado novedoso.

Hay otra forma de aprender que no suele ser tan conocida, ni estimulada, ni practicada.? Es el aprendizaje del fracaso. O para decirlo de otro modo, la pr?ctica del fracaso y lo que uno aprende de ella. Se trata de probar una idea tras otra hasta que encuentre una que funcione. De crear algo original que fracasa una y otra vez hasta que logra el ?xito; de buscar donde nadie antes ha buscado para encontrar lo que nadie antes ha encontrado. Cada obra que admiramos es el resultado de innumerables intentos fallidos; de fracasos consecutivos.

Para terminar, propongo un ejercicio de imaginaci?n en forma de utop?a pedag?gica: ?qu? pasar?a si las escuelas estimularan deliberadamente una actitud positiva de los estudiantes hacia el fracaso? Vale la pena pensarlo, ?no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.